EL CAZADOR SIN SUERTE

EL LIBRO DE LOS ERRORES - Gianni Rodari

OfertaTOP Ventas Amazon 1
El libro de Gianni Rodari: Versos, cuentos y vida
Rodari, Gianni (Author)
23,90 EUR −1,20 EUR
OfertaTOP Ventas Amazon 3

Gianni Rodari

Toma la escopeta, Pepe; toma la escopeta y vete a cazar -le dijo aquella mujer a su hijo una madrugada-. Tu hermana se casa ma√Īana y quiere comer polenta y liebre. 

Pepe tom√≥ la escopeta y se fue a cazar. Pronto vio una liebre que saltaba de unas matas y corr√≠a por un campo. Carg√≥ la escopeta, apunt√≥ y apret√≥ el gatillo. Pero la escopeta dijo: <¬°Pum!> con voz realmente humana, y en lugar de disparar la bala lejos, la dej√≥ caer al suelo. Pepe  la recogi√≥ y se la qued√≥ mirando asombrado. Luego observ√≥ atentamente la escopeta, que parec√≠a la misma de siempre, pero que en lugar de disparar hab√≠a dicho <¬°Pum!>  con una vocecilla alegre y viva.

Pepe examin√≥ tambi√©n dentro del ca√Ī√≥n, pero, vamos, ¬ŅComo pod√≠a haber alguien escondido all√≠? Realmente, dentro del ca√Ī√≥n no hab√≠a nada ni nadie. 

-Y mamá quiere comer liebre… Y mi hermana quiere comerla con la polenta…

En aquel momento volvi√≥ a pasar la liebre de antes por delante de Pepe, pero esta vez llevaba un velo blanco en la cabeza y flores de azahar en el velo, e iba con la mirada baja y caminaba pasito a paso. 

РVaya -dijo Pepe-, también la liebre se va a casar. Qué le vamos a hacer. Cazaré un faisán.

En efecto, un poco más allá, en el campo vio a un faisán que paseaba por el camino, tan tranquilo, como en el primer día de caza, cuando los faisanes no saben todavía lo que es una escopeta.

Pepe apunt√≥, apret√≥ el gatillo y la escopeta dijo: <¬°Pam! ¬°Pam!> dos veces, como habria hecho un ni√Īo con su escopeta de madera. El cartucho cay√≥ al suelo y asust√≥ a unas hormigas rojas, que corrieron a refugiarse bajo un pino. 

-¡Estamos buenos!- dijo Pepe, que empezaba a enfadarse- . Contenta se va a poner mi madre si regreso con el zurrón vacío.

El fais√°n, que al o√≠r aquel <¬°Pam! ¬°Pam!> se hab√≠a escondido en la espesura, volvi√≥ a aparecer en el camino y esta vez seguido de sus peque√Īos, en hilera, que ten√≠an muchas ganas de pasear. Y detr√°s de todos iba la madre, orgullosa y contenta como si le hubiesen dado el primer premio. 

-Claro, t√ļ s√≠ que est√°s contenta -murmur√≥ Pepe-. T√ļ te casaste hace ya tiempo. Y ahora, ¬ŅQu√© cazo yo?.

Volvió a cargar la escopeta con mucho cuidado y miró a su alrededor. Solo vio a un gorrión sobre una rama, que silbaba como diciendo: Dispárame, disparame.

Y Pepe dispar√≥. Pero la escopeta dijo: <¬°Bang!>, como los ni√Īos cuando leen tebeos. Y a√Īadi√≥ un ruidito que parec√≠a una risita. El gorri√≥n silb√≥ m√°s alegremente que antes, como diciendo -Has disparado, has o√≠do y te has quedado aturdido-.

Me lo esperaba -dijo Pepe- Se ve  que hoy hay huelga de escopetas. 

-¬ŅHas tenido buena caza, Pepe? -Le pregunt√≥ su madre al regreso. 

-Ya lo creo mam√°, he cazado tres rabietas de las grandes. Vete a saber lo buenas que estar√°n con la polenta. 

2 comentarios en “EL CAZADOR SIN SUERTE”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.