EL ZORRO Y EL CUERVO

FABULAS DE ESOPO CON MORALEJAS

Cierto cuervo, de los feos el primero, robó un queso y, llevando su botín, fue a saborearlo en la copa de un árbol. En estas circunstancias lo vio un zorro muy astuto, y comenzó a adular con la intención de arrebatárselo.

-Ciertamente, hermosa ave, no existe entre todos los pájaros quien tenga la brillantez de tus plumas, ni tu gallardía y belleza. Si tu voz es tan melodiosa como deslumbrante tu plumaje, creo, y con razón, que no habrá entre las aves quien te iguale en perfección. 

Envanecido el cuervo por este elogio, quiso demostrar al  galante zorro la armonia de su voz. Al comenzar a graznar, dejó caer el queso de su negro pico. 

El astuto zorro, que no deseaba otra cosa, cogió entre sus dientes la suculenta presa y, dejando burlado al cuervo, se puso a devorarla bajo la sombra de un árbol. 

Quien oye aduladores 
nunca espere otro premio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.