PAPA NOEL SE EQUIVOCA

[responsivevoice_button voice="Spanish Female" buttontext="Leer audiocuento"] Escucha ¬ęPAPA NOEL SE EQUIVOCA ūüéĀ Parte 1 d 2 ūüéĀ Enid Blyton ūüéÖ Cuentos de NAVIDAD para irse a la cama¬Ľ en Spreaker.

Cuentos de Navidad para irse a la cama de Enid Blyton – Parte 1 d 2

Ellen y Jack estaban muy emocionados. Era Nochebuena y, antes de irse a dormir, iban a dejar colgados los calcetines a los pies de la cama. Estaban los dos encantados porque su papá les había dado un par de sus grandes calcetines. Colgaron los calcetines y se metieron en la cama de un salto.

-Ten√©is que dormiros enseguida -les dijo su mam√°-, porque ya sab√©is que Pap√° Noel no vendr√° hasta que no est√©is profundamente dormidos. 

As√≠ que Ellen y Jack cerraron los ojos e intentaron quedarse dormidos… y no hab√≠a pasado mucho rato cuando ya estaban los dos profundamente dormidos y so√Īando. Ellos dorm√≠an sin parar mientras el reloj daba las ocho… las nueve… las diez… y las once.

Todas las personas mayores de la casa se fueron también a la cama. Las luces se apagaron todas, la casa quedó a oscuras.

El perro dorm√≠a en su alfombra. El gato dorm√≠a en su cesto. Todo estaba en silencio… excepto el fuego del comedor, que de vez en cuando crepitaba cuando las brasas al rojo ca√≠an al fondo de la chimenea.

Cerca de medianoche, Ellen se despert√≥ de repente. Se sent√≥ en la cama pregunt√°ndose qu√© pod√≠a ser lo que la hab√≠a despertado. La habitaci√≥n estaba a oscuras. Jack dorm√≠a profundamente. O√≠a su respiraci√≥n. Se qued√≥ escuchando atentamente. Pens√≥ que quiz√° se hab√≠a despertado porque estaba so√Īando.

Encendi√≥ la luz y mir√≥ por toda la habitaci√≥n. Mir√≥ tambi√©n a los pies de la cama, donde ella y Jack hab√≠an colgado los calcetines. Muy decepcionada, vio que estaban totalmente vac√≠os. 

A lo mejor es que Pap√° Noel no ha llegado todav√≠a – pens√≥ Ellen, preocupada-. ¬°Oh, ser√≠a horrible que por la ma√Īana encontr√°ramos los calcetines vac√≠os!.

Estaba a punto de apagar la luz cuando volvi√≥ a o√≠r aquel ruido. Era un ruido muy curioso: como si rascaran o dieran patadas… y entonces oy√≥ un profundo quejido.

¬ęDios m√≠o! –pens√≥ Ellen-. ¬ŅQu√© puede ser eso?

Se inclinó hacia la cama de Jack y le despertó.

Aquel sonido como de rascadas continuaba. Jack se sentó en jcama y le preguntó a Ellen qué era aquel ruido tan raro.

¬°Jack – dijo Ellen-, lo √ļnico que se me ocurre es que alguien se haya quedado atascado en la chimenea del piso de abajo! 

A m√≠ me parece que ese ruido no puede ser otra cosa. jOh, Jack…!, ¬Ņte imaginas que fuera Pap√° Noel?

-¡Caramba! Рdijo Jack-. ¡Caramba! imagínate que sea él imagínate que se haya quedado atascado! Vamos, Ellen, ¡deprisa! ¡Tenemos que ir a mirar!

Los dos ni√Īos se pusieron las batas y las zapatillas, abrieron la puerta de la habitaci√≥n y empezaron a bajar las escaleras sin hacer ruido. Al llegar al comedor vieron el tenue resplandor rojo del fuego. Oyeron gru√Īir al perro en la cocina, pues √©l tambi√©n hab√≠a o√≠do aquellos ruidos tan raros.

-¬°Mira, mira! dijo Ellen se√Īalando hacia la chimenea- ¬°Hay una bota colgando dentro de la chimenea! ¬°M√≠ralo!

Efectivamente, all√≠ hab√≠a una bota… una bota grande y negra… ¬°Y estaba puesta en una pierna!.. i Y la pierna no paraba de patalear! Mientras los ni√Īos miraban, apareci√≥ otra bota por la chimenea.

¬° Es Pap√° Noel ! – dijo Jack-. En las fotograf√≠as y dibujos siempre lleva grandes botas negras. ¬°Parece que se haya equivocado de chimenea! , si contin√ļa bajando se puede quemar cuando caiga en el fuego!.

lo apagar√© antes de que se queme –dijo Ellen. encendi√≥ la luz y fue a la cocina. Abri√≥ el grifo, Ilen√≥ un jarro de agua y lo llev√≥ al comedor. Sin perder tiempo, ech√≥ el agua sobre el fuego.

Fsss! Se oyó un chisporroteo y del fuego se levantó una nube de humo negro y espeso. De la chimenea salió una voz asustada:

Hola! :¬ŅHay alguien ah√≠? ¬°Caramba, este humo me va a hacer estornudar!

-Somos Ellen y Jack dijo Jack–. Sabemos que eres Pap√° Noel. Hemos apagado el fuego para que no te quemaras. Por eso hay tanto humo, porque le hemos echado agua al fuego. Has bajado por una chimenea equivocada, Pap√° Noel.

-¬°Ay, ay, ay! dijo Pap√° Noel–. ¬ŅDe verdad me he equivocado de chimenea? Ver√©is, yo tengo un mapa con todas las chimeneas de todas las casas, y las chimeneas por las que tengo que bajar, las que llevan a las habitaciones de los ni√Īos, est√°n marcadas con una cruz. amarilla… Pero esta noche el viento se me ha llevado el mapa y no he tenido m√°s remedio que ir adivinando! ¬°Y me he equivocado.

Adem√°s, estoy atascado.

Nosotros podemos darte un tirón dijo Elen-. Jack puede tirar de una pierna y yo de la otra.

¡Pues ya podéis hacerlo! dijo Papá Noel.

Cada uno agarró una de aquellas piernas con botas negras y tiró con todas sus fuerzas. Papá Noel bajó de golpe y se quedó sentado dentro de la chimenea!

¬†Era un hombre grande y fuerte vestido de rojo, con una sonrisa deslumbrante y la mirada m√°s bondadosa que los ni√Īos hab√≠an visto en su vida.

-¬°Estas brasas todav√≠a queman! dijo Pap√° Noel levant√°ndose de un salto. Hab√©is sido dos ni√Īos muy buenos ayud√°ndome. ¬ŅNo os importa que me quede aqu√≠ un ratito, hasta que el reno que he enviado a buscar el mapa, que se me llev√≥ el viento, vuelva a tra√©rtelo?.

 Si contin√ļo intentando adivinar cu√°les son las chimeneas acertadas seguro que me equivoco unas cuantas veces m√°s.

-Pues claro que puedes quedarte, todo el tiempo que quieras, Pap√° Noel dijo Ellen–. Nos encantar√≠a que te quedaras. Voy a buscar unos cuantos bombones para ti.

¬ŅSeguro que las personas mayores no me oir√°n Y se despertar√°n? – susurr√≥ Pap√° Noel-. Nunca s√© qu√© decirles a las personas mayores. Soy muy t√≠mido y vergonzoso con ellas. 

¬†A m√≠ lo que me gusta son los ni√Īos…¬†

(FIN PARTE 1 d 2)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.