LA SOPA DE PIEDRAS

Moraleja ūüć≤ F√°bula corta ūü§Ě

Un día unos cansados viajeros llegaron a un remoto pueblo, acarreando una olla vacía.

Pidieron por las casas algo para comer, pero la gente les decía que no tenían nada para darle. Al ver que no conseguían su objetivo, cambiaron de estrategia.

Se dirigieron a la plaza del pueblo y llenando la olla con agua, pusieron una gran piedra dentro y la pusieron a hervir.

Cuando el agua empez√≥ a hervir ya estaba todo el vecindario en torno a aquellos extra√Īos que, tras dejar caer la piedra en el agua, probaron una cucharada exclamando:

‚Äď ¬°Deliciosa! Lo √ļnico que necesita son unos pocos ingredientes para aumentar su fant√°stico sabor; unas patatas.

Una mujer se ofreció de inmediato para traerlas de su casa. El hombre probó de nuevo la sopa, que ya sabía mucho mejor, pero echó en falta un poco de carne.

Otra mujer corri√≥ a su casa a buscarla. Y con el mismo entusiasmo y curiosidad se repiti√≥ la escena al pedir unas verduras y sal. Por fin pidi√≥: ‚Äú¬°Platos y cucharas para todo el mundo!‚ÄĚ.

La gente fue a sus casas a buscarlos y hasta trajeron pan y frutas. Luego se sentaron todos juntos a disfrutar de la espl√©ndida comida, sinti√©ndose extra√Īamente felices de compartir, por primera vez, su comida.

Aquellos extra√Īos hombres desaparecieron al d√≠a siguiente dej√°ndoles la milagrosa piedra, que podr√≠an usar siempre que quisieran para hacer la m√°s deliciosa sopa del mundo.

A trav√©s de la cooperaci√≥n, incluso con una contribuci√≥n peque√Īa, se lograr√°n resultados enormes.

Este es el poder m√°gico de COMPARTIR y COLABORAR. Cada uno de nosotros puede usar algunas de sus virtudes por peque√Īas que sean para servir a los dem√°s y los resultados pueden ser asombrosos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.