El astuto vence al fuerte

Fábula de Borana – Kenia.

Antiguamente, el chacal no daba vueltas por la noche para buscar su comida, como hace ahora. Cuando oscurecía, se tendía tranquilamente en un matorral tupido descansando y esperando que el sol reapareciese en el horizonte.

Un día que tropezó con el elefante, sus costumbres cambiaron para siempre.

El elefante tenia muchas ganas de comer miel, y tuvo suerte por que en el bosque descubrió en lo alto de un árbol una colmena rebosante de miel. Fue un juego para él doblar hasta el suelo el árbol y recoger la dorada miel.

Cuando acabó la operación, se encaminó a su casa saboreando de antemano la delicia de una cena con la que soñaba desde hacia días.

Pero por el camino encontró al chacal, que no hacia más que lamentarse diciendo: 

-¡Ay de mi, qué desgraciado soy! Todo lo he perdido y ahora me muero de hambre.

-¿Que te ha pasado?- le preguntó el elefante.

-Mi casa ha ardido y hace muchos días que no como. ¡Que desgraciado soy! Ni siquiera puedo llegar al arroyo para calmar mi sed, me fallan las fuerzas. ¡Que desgraciado soy!.

El elefante se conmovió y le dijo:

-Amigo chacal, yo soy muy fuerte, súbete en mi espalda y te llevaré a mi casa. Luego ya veremos…-

-Gracias- respondió el chacal, y se relamía pensando en la rica miel que transportaba el elefante para su cena.

El chacal, una vez montado sobre el elefante, comenzó a devorar la miel y cuando estaba lleno del todo dijo:

-Amigo elefante, es costumbre de los chacales que antes de entrar en casa ajena como invitado, se pase bajo el árbol del baobab-.

El elefante pasó por debajo del baobab, y el chacal subió a una rama y se escondió en lo más alto y tupido del árbol.

Cuando el elefante llegó a su casa, se dió cuenta de que el chacal no estaba en su grupa, ni tenia tampoco su miel. Se puso furioso y volvió sobre sus pasos para pedir cuentas al que le habia robado y abusado de su generosidad.

Al llegar junto al baobab empezó a sacudirlo. Pero era inútil…

Alargó su trompa al máximo, pero no vio ni la sombra del chacal. En cambio, oyó una voz que le decia desde las ramas más altas:

-Amigo, sé que he hecho mal comiéndome tu miel. Merezco un castigo. Pero nosotros los chacales sólo podemos ser castigados con las raíces de un termitero-.

Precisamente allí cerca había un gran termitero que tenia al menos cinco metros de alto.

El elefante, decidido a castigar al chacal derribó la casa de las termitas, pero por más que buscó no encontró sus raíces.

Estaba furioso y sus terribles bramidos infundían verdadero pánico.

-Oye- le gritó el chacal desde el árbol -Si no encuentras las raíces de ese termitero mira delante de ti, ve en dirección al sol y cuando llegues debajo búscale las raíces. Con ellas podrás derribar el baobab y castigarme como es debido.

El elefante enfurecido y sin pensarlo dos veces, echó a correr. Estaba decidido a alcanzar al sol que ya estaba inmóvil en el horizonte como cuando cargaba a toda velocidad para destrozar matorrales enredados y abrirse paso hacia el río.

La carrera fue larga y hubo un momento en que el sol desapareció. Entonces el agotado elefante por fin comprendió que lo habían engañado. Se detuvo y volvió sobre sus pasos para castigar a su modo al ladrón de miel. Pero el chacal hacia tiempo que habia bajado y se escondia en un espeso matorral de acacias espinosas.

Desde entonces, el chacal no se mueve durante el día por miedo a encontrarse con el elefante. Solo sale de su escondite para buscar algo de comer cuando se pone el sol.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.