El asno y el lobo

Un asno, al ver que se acercaba un lobo y no podía escapar de su enemigo temido, simuló estar cojo.

el lobo se acercó y le preguntó la causa de su cojera. El asno respondió que al saltar un cercado se había clavado una espina y que prefería morir antes que seguir soportando un dolor tan agudo.

-Quíteme, por favor, esta espina, señor Lobo y devóreme cuando guste, sin miedo a lastimarse la boca.

El lobo se dejó convencer mansamente; pero, al levantar la pata del borrico para examinarla recibió una coz tan fuerte que se quedo sin un solo diente.

El lobo, mal herido, dijo llorando su desventura:

-Bien merecido lo tengo porque, sindo mi oficio de carnicero ¿Como se me ocurrió hacer de curandero?

No tiene juicio
quien deja el propio
por ajeno oficio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.