Winnie the Pooh y Puerquito salen a cazar y casi atrapan un Frusbo

[responsivevoice_button voice="Spanish Female" buttontext="Leer audiocuento"] Escucha «WINNIE THE POOH y Piglet casi atrapan un Frusbo 🐾 Audiocuentos Capítulo III (Parte 2 de 2) 🧸 Episodio 6» en Spreaker.

Winnie Pooh y Piglet casi atrapan un Frusbo 🐾 Cap III (parte 2 de 2) 🧸 Episodio 6

(Escucha primero el episodio anterior 5)

… De pronto Winny de Pooh se paró en seco y señaló al suelo:

-¡Mira!

-¿Qué? -dijo Puerquito dando un brinco, y luego, para demostrar que no se había asustado, dio dos o tres brincos más, poniendo cara de hacer gimnasia.

-¡Las huellas! -dijo Pooh-. Ha aparecido un tercer animal.

-¡Puh! -chilló Piglet-. ¿Crees que será otro Frusbo?

-No -dijo Pooh-, porque las huellas son distintas. Pueden ser, por ejemplo, dos Frusbos y un Frisbo. Vamos a seguir tras ellos.

Así que continuaron dando vueltas, un poco nerviosos ya, pensando que los tres animales que estaban siguiendo pudieran albergar Intenciones Hostiles. Puerquito hubiera dado la pata derecha porque su abuelo C. P. estuviera allí, y Winnie de Po pensaba qué estupendo sería encontrarse ahora con Christopher Robin; no por nada, sino porque hacía mucho que no se veían.

De repente, Winnie Pooh volvió a pararse en seco y se pasó la lengua por el hocico, sin duda para refrescarse por que había empezado a sudar muchísimo: ¡Ahora había huellas de cuatro animales!

-¿Lo ves, Piglet? ¡Mira las marcas! Tres, como si dijéramos, Frusbos y un, por ejemplo, Frisbo. ;Se les ha unido otro Frusbo! Y así parecía. Allí estaban las huellas; cruzándose en algunos trechos y algo confusas en otros, pero muy claras en general: huellas de cuatro pares de zarpas.

-Me parece -dijo Puerquito después de lamer él también la punta de su hocico y descubrir que eso no le consolaba nada-, me parece que me acabo de acordar de una cosa. Me acabo de acordar de una cosa que se me olvidó hacer ayer y que no podré hacer mañana. De modo que me voy a ir a hacerla ahora mismo.

-Podemos hacerla juntos esta tarde; yo te ayudo.

-No es la clase de cosa que se puede hacer por la tarde dijo Puerquito rápidamente-. Es una cosa mañanera, que hay que hacer especialmente por las mañanas y, a ser posible, antes de las…

¿Qué hora es ahora?

-Alrededor de las doce -dijo Winnie Pooh, mirando al Sol.

-Pues, como te decía, entre las doce y las doce y cinco. Asi que, si me disculpas, Pooh…

¿Qué es eso?

Winnie Pooh miró hacia arriba y luego, cuando oyó el silbido otra vez, se fijó en las ramas de un roble grande; allí descubrió a un viejo amigo.

-Es Christopher Robin -dijo.

-Ah, entonces no tienes problemas -dijo Puerquito-.Con él estarás totalmente a salvo. Adiós – y salió corriendo hacia su casa, muy contento de verse Fuera de Peligro.

Christopher Robin bajó del árbol con mucho cuidado.

-Oso tontorrón -dijo-, ¿qué estarás haciendo?

Primero das la vuelta a los alerces tú solo dos veces, después Piglet va detrás de ti y volvéis a dar la vuelta a los alerces hasta cuatro veces.

-Un momento -dijo Winnie the Pooh, levantando la mano.

Se sentó y se puso a pensar de la forma más pensativa posible. Luego colocó su zarpa sobre una de las huellas… luego se rascó dos veces la nariz y se levantó.

-Sí -dijo Winnie Pooh.

-Ya veo -dijo Winnie the Pooh.

-He sido Crédulo y Estúpido -dijo-, y soy un Oso sin Pizca de Cerebro.

-Eres el Mejor Oso del Mundo -dijo Christopher Robin para consolarle.

-¿De verdad? -preguntó Pooh esperanzado.

Y de repente se animó.

-De todos modos -dijo-, es casi la hora de comer.

Así que se fue a casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.