LA ABEJA FELIZ

[responsivevoice_button voice="Spanish Female" buttontext="Leer audiocuento"]

Cuento con Moraleja ūüĆľ Vivir el momento presente.

 
 

√Črase una vez una colmena, donde todas sus habitantes trabajan laboriosamente para mejorar su productividad y satisfacer la demanda de miel de su colmena que cada vez m√°s crec√≠a en habitantes, eran muy eficientes, y su l√≠der la reina muy amable, aunque un poco estricta. Un d√≠a desafortunado la reina enferm√≥ y muri√≥ prematuramente, la incertidumbre invadi√≥ la colmena, las abejas se preguntaban qu√© ser√° de nosotras, sin la gu√≠a de nuestra amada reina que hemos de hacer, mirando la situaci√≥n la madre de la fallecida reina llam√≥ a la calma, pidiendo a las abejas que no detuvieran sus actividades que pronto la cuesti√≥n ser√≠a subsanada, la reina ten√≠a tres hijas, una de ellas ser√≠a su sucesora, y de nuevo la colmena tendr√≠a la tranquilidad de tener una l√≠der, pero antes ten√≠an que pasar una prueba, la que mejor se desempe√Īar√° seria la sucesora.

As√≠ que mand√≥ a su primera nieta a recolectar miel para ver c√≥mo se desempe√Īaba, de manera que previsiva ese era su nombre sali√≥ a recolectar miel, antes de salir estaba pensando en encontrar flores llenas de n√©ctar y la ansiedad la estaba matando, estaba pensando cuando fuera la reina, y en la cantidad de n√©ctar recogido, as√≠ que trabaj√≥ sin descanso, llena de ansiedad y muy desesperada por regresar sin fijarse en su entorno, junto todo lo que pudo y regres√≥ a la colmena.

De manera que sali√≥ la segunda nieta, ¬†su nombre era felicidad, ella viv√≠a siempre en el momento presente, estaba esperando para salir a trabajar, mientras esperaba comentaba las cosas interesantes con todos, hablaba con su abuela, una vez sali√≥, encontr√≥ unas hermosas flores, se qued√≥ admirada con esa belleza, y disfruto la experiencia, no ignoraba a nadie, cuando ve√≠a a sus compa√Īeras se fijaba en su manera de trabajar, copiando su ejemplo en tiempo real, usaba todos sus sentidos, y le pareci√≥ cada experiencia un completo placer, de manera que avanzaba en el trabajo casi sin notarlo, vio muchos jardines cada uno con su belleza particular, hasta que noto que su saco pesaba muchos kilos y regreso a la colmena, feliz como su nombre.

Perecita as√≠ se llamaba la tercera nieta, se vio obligada a salir de la colmena, antes de salir discuti√≥ con su abuela pues no deseaba salir, dec√≠a que si todo funcionaba para que cambiar, viv√≠a pensando en que el pasado todo estaba bien, y que los cambios eran para peor, de modo que sali√≥ regateando y a√Īorando su colmena, la cama, y el juego de sus compa√Īeras, de modo que con estos pensamientos, viv√≠a en el instante pasado muy triste se puso, queriendo regresar corriendo a su colmena, de modo que solo cargo un poquito de material, y regreso casi que corriendo a su colmena, el peso de su pasado le imped√≠a rendir m√°s en su labor, tampoco hizo nuevas amistades porque estaba demasiado triste pensando en lo que dejaba atr√°s para hacer nuevos amigos, ¬†de modo que lleg√≥ a la colmena, y as√≠ concluyo la prueba.

La sabia abeja, abuela de las ni√Īas las junto a las tres y les pregunto qu√© le hab√≠a parecido el trabajo, previsiva le record√≥ que fue la m√°s r√°pida en ejecutar la tarea, y adelant√°ndose al veredicto exigi√≥ ser reina, feliz le dijo lo mucho que aprendi√≥ y describi√≥ su placentera experiencia, Perecita solo se quej√≥ que tuvo que dejar a sus compa√Īeras para ir al campo.

De modo que despu√©s de escuchar atentamente la suerte estaba echada, feliz fue la elegida, porque era la que estaba m√°s consciente de sus compa√Īeras, y disfrutaba el momento presente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.