El sastrecillo valiente (siete de un golpe)

Hace mucho tiempo vivía un sastrecillo que se ganaba la vida cociendo, de buen humor, cosía un trapo, una campesina pasó y gritaba: ¡rica mermelada… barata….!

El sastrecillo atraído asomo la cabeza y grito: ¡sube te aliviaremos de tu carga amiga mía!

La campesina subió con su carga, el sastrecillo inspecciono uno a uno los frascos de mermelada, para comprar cuatro onzas de mermelada. La mujer que esperaba una mejor venta se marchó.

Tomo pan del armario, corto una rebanada y le unto mermelada, pero decidió terminar una chaqueta antes. Las moscas atraídas por el dulce bajaron. El sastrecillo tomo un pañuelo y golpeo a las moscas, matando a veinte de ellas, impresionado por su valiente hazaña decidió ir por el mundo. Pero antes tomo un cinturón y bordo SIETE DE UN GOLPE. Tomo un queso viejo y un pájaro que se había enredado en un matorral, ambos lo coloco en su bolsillo. No se cansaba nunca. Montaña arriba consiguió un gigante, sentado mirando el paisaje tranquilamente. Lo saludo y lo invito recorrer el mundo juntos, el gigante mirándolo con desprecio le dijo, apártate de mí vista insecto. Ah Si dijo desabrochándose la chaqueta aquí puedes leer el hombre que soy. Siete de un golpe leyó el gigante, le tomo respeto. El gigante tomo una piedra y la exprimió hasta sacarle agua, a ver si lo haces tú dijo al gigante. Juego de niños contesto el sastrecillo que saco el queso de su bolsillo y lo apretó hasta sacarle el jugo. El gigante incrédulo tomo una piedra y el la arrojo muy alto. El sastrecillo tomo el pájaro del bolsillo lo arrojo tan alto como pudo tomo vuelo y se fue, no cayo dijo el sastrecillo. El gigante lo reto luego a sacar un árbol del bosque, así que el sastrecillo se acomodó sobre las ramas donde el gigante no podía verlo, el gigante no podía más y grito cuidado voy a soltar el árbol, el sastrecillo se lanzó al suelo sujeto el roble simulando cargarlo, y dijo ni eso sabes gigante. El gigante tomo la copa de un cerezo y la puso al alcance del sastrecillo para que comiera una cereza, pero él salió disparado por los aires. El gigante dijo no puedes con un pobre tallito, a lo que el contesto, decidí saltar encima del árbol, hay unos cazadores disparando. El gigante intento y no lo logro. El gigante lo invita a su casa comer, cuando el sastrecillo se fue a la cama, el gigante golpeo con una barra de hierro pero el sastrecillo era muy pequeño y estaba en un rincón. Al otro día los gigantes salieron espantados cuando lo vieron intacto.

En el camino lo consiguen unos soldados del rey que al leer su cinturón lo llevaron ante él, que le ofreció la mano de su hija a cambio de derrotar gigantes. El sastrecillo se internó en el bosque donde tomo dos piedras grandes y descubrió a dos gigantes, acto seguido golpeo a los gigantes con las piedras quienes aturdidos se culparon el uno al otro, y pelearon entre sí, aprovechando así el sastrecillo para encajar su espada.

 

Pero se le impondría un reto más, cazar a un enorme jabalí que causaba daños enormes, con la ayuda de cazadores, el jabalí persiguió al sastrecillo quien hecho a correr dentro de una capilla salió por la chimenea y le cerró la puerta al jabalí, que quedó atrapado, llamo a los cazadores para exhibir su proeza, y finalmente recibió la mano de la hija del rey y la mitad del reino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.