La princesa y el guisante

Había una vez un príncipe que juró no casarse a no ser que fuese con una princesa de verdad, con un árbol genealógico tan recto y noble como el suyo.

Recorrió muchos paises, pero de todas las princesas casaderas que encontraba, que no fueron pocas, ninguna podía demostrar que su linaje se remontase a muchos siglos, ninguna le parecía una auténtica princesa.

Al fin frustrado regresó a su reino donde le anunció a sus padres que con él acabaría su linaje, pues ya no quedaban auténticas princesas Se habían extinguido como los viejos dragones.

Poco tiempo despu√©s de su regreso, una noche en que llov√≠a a c√°ntaros, llamaron a la puerta del palacio, el guardia comunic√≥ a los reyes que hab√≠a solicitado refugio una indigente que dec√≠a ser la princesa de un min√ļsculo reino cercano, perseguida por su t√≠o el regente, el cual quer√≠a obligarla a casarse con su hijo, para que √©ste pudiese reinar.

Bueno el viejo rey no pod√≠a hacer otra cosa que darle refugio, y la verdad, despu√©s de que se pusiese un traje limpio y se peinase, hab√≠a que reconocer que era muy hermosa, que sab√≠a hablar y ten√≠a buenos modales en la mesa tambi√©n, pero nadie sab√≠a nada sobre su reino, aunque si era tan peque√Īo y siempre se hab√≠a ocupado de sus propios asuntos, era posible que nunca hubiesen o√≠do hablar de √©l.

El príncipe decidido a salir de dudas, ya que esta princesa le gustaba de verdad, mandó a colocar un guisante sobre la base de la cama, y encima 25 colchones de pluma, dos sábanas de seda, cuatro almohadones de plumón, y una hermosa colcha de seda y oro.

Y el mismo inspeccionó la confección del lecho de la supuesta princesa, no fuese que le estropeasen el experimento los criados.

Al día siguiente le preguntó:

‚ÄĒPor cierto princesa, ¬ŅComo hab√©is dormido?

‚ÄĒ¬°No he podido pegar ojo en toda la noche!, hab√≠a un bulto en mi cama, estoy llena de moraduras y me duele todo el cuerpo.

El pr√≠ncipe totalmente enamorado decidi√≥ pedirle la mano en ese momento, pues, ¬Ņqui√©n sino una aut√©ntica princesa iba a tener una piel tan suave y tanta sensibilidad, como para que un guisante le hiciese un morado a pesar de los 25 colchones de plumas y todo lo dem√°s?

La princesa le aceptó, pues era muy guapo y había demostrado ser muy sabio.

As√≠ que se casaron y vivieron felices y comieron perdices, a su t√≠o el regente le dio un berrinche, y el guisante lo pusieron en una urna de cristal, y es el m√°s preciado tesoro de ambos reinos.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.